Ciudad de México, 30 de Septiembre del 2018

Desde la Plataforma Organizativa Contra el Nuevo Aeropuerto y la Aerotrópolis condenamos el artero asesinato del compañero Jesús Javier Ramos Arreola, ambientalista, defensor del cerro del Tenayo, ubicado en Tlalmanalco, Estado de México.

Tlalmanalco y decenas de municipios más de nuestra región son afectados por la extracción de tezontle para el relleno del ancestral Lago de Texcoco en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Actualmente existen más de cien minas que han cambiado el paisaje del oriente del Estado de México y que hacen peligrar nuestra forma de vida y suministro de agua.

El compañero Jesús se destacó por la denuncia del ecocidio cometido en su comunidad. Denunció a las autoridades y comenzó a recibir amenazas a raíz de su acercamiento a este espacio organizativo. Por ello, su asesinato es consecuencia de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

No es la primera vez que esto ha ocurrido. A lo largo de 17 años, los pueblos y las personas que se han solidarizado con la defensa de la tierra y del lago han recibido represión, allanamiento de sus hogares, patrullaje, asesinatos y tortura sexual. El caso más grave fue la represión del 2006 llevada a cabo en San Salvador Atenco, cuando miles de policías sembraron el terror en la comunidad.

Así como hace una semana lanzamos una campaña para decir #YoPrefieroElLago ante el Nuevo Aeropuerto; aquí decimos que preferimos la justicia y la vida ante la muerte que nos imponen como futuro.

La partida del compañero nos llena de rabia y tristeza, pero aquellos que luchan por la vida nunca mueren. Su memoria y trabajo permanecen en esta resistencia.


Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra

Pueblos Unidos Contra el Nuevo Aeropuerto

Plataforma Organizativa contra el Nuevo Aeropuerto y la Aerotrópolis.